volver arriba

Hna. Mª Carmen Andueza Larralde

“Estoy a la puerta y llamo”.

FOTO

Os comunico que también hoy, día 30 de mayo de 2017, a pocas horas de diferencia, ha fallecido otra de nuestras hermanas, HNA. MARIA CARMEN ANDUEZA LARRALDE.  Día de dolor y esperanza, de celebrar en comunión fraterna el Paso a la Vida de dos hermanas. Hna. María Carmen de la comunidad “Santa Cruz de Vallcarca”, Barcelona fue trasladada a primeros de mayo a la enfermería “Santa Teresa”, de la Casa Madre, Barcelona, dada su condición física, que día a día se ha ido agravando. Ha llegado a la meta a los 86 años de edad y 58 de Vida Consagrada.

FOTO

Camino recorrido 

María Carmen nació en Lesaca (Navarra) el día 6 de noviembre de 1930. En el ambiente familiar fue descubriendo la llamada del Señor, junto a su hermana María Luisa, también Carmelita Misionera, que la precedió ya hace años en la casa del Padre. María Carmen ingresó, como postulante, en el Carmelo Misionero en el año 1957 y profesó en el noviciado de Pamplona el 12 de mayo de 1959. Destacamos lo más significativo de su trayectoria comunitaria y apostólica. Su primera comunidad fue Terrassa y el trabajo en el Hospital; al año siguiente, en 1960, fue destinada a Canadá, estuvo en Joliette siete años y en Montreal tres. Al regresar a España se incardina, nuevamente, en la comunidad de Terrassa. En el año 1975 fue destinada a la casa general, Roma y durante tres años ofreció un buen servicio comunitario. La Clínica Solarium y la comunidad “Santa Cruz de Vallcarca” la esperaban en 1978; después de unos años de entrega a los enfermos y ancianos, pasó al Hospital de Gironella y más tarde al Hospital de Tárrega. Su trayectoria, a partir del 1992, se centra en Barcelona, especialmente en la comunidad “Virgen del Carmen”, Calle Inmaculada, donde muchas la recodamos por su entrega y disponibilidad. En el 2015, debido a las obras de remodelación de la casa, pasa a la comunidad de Solarium y desde allí sigue colaborando en la calle Inmaculada y cuidando “la tierra y las flores” del jardín. Con la “maleta del oxígeno” ha vivido los últimos meses, haciendo de su vida una donación al Señor y acogiendo con paz serena el proceso irreversible de su enfermedad.

FOTO

Huella que ha dejado:

Su vida ha dejado huella… una huella que concretamos en estas actitudes: La respuesta fiel y generosa al don vocacional; la disponibilidad y la sencillez; la acogida y el servicio; la responsabilidad y el trabajo; la vivencia teologal y la actitud orante; el amor a la Congregación y a las hermanas; la confianza en Dios y el amor a María, Madre del Carmelo; la gratitud y la aceptación de su limitación y enfermedad.

En este final de mayo, presentamos a María el ramillete de flores que ha ido cultivando nuestra Hna. María Carmen, unida a la fiel y hábil jardinera María, Madre del Carmelo, tal como nos la presenta el Beato Francisco Palau. Damos gracias por estas flores de virtudes, que nos ha ido ofreciendo a lo largo de los 58 años de su vida entregada al servicio al Reino.

 

 

 Hna. Carmen Ibáñez Porcel

Madrid, 30 de mayo de 2017

 



« Hna. Mª Alba Ribas Botet Hna. Teresa Tellechea Tellechea »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.