volver arriba

Hna. Eva Martínez García

“he corrido hasta la meta, he mantenido la fe...”

FOTO

El domingo de Ramos, 25 de marzo de 2018, comienzo de la Semana Santa, el Señor llamó a nuestra querida HNA. EVA MARTÍNEZ GARCÍA a participar en la Pascua eterna y a celebrar el encuentro definitivo con el Resucitado. Ha llegado a la casa del Padre con la lámpara encendida, consciente de que se iba apagando lentamente, con la certeza de morir en el Señor. Ha fallecido a los 100 años de edad y 76 de Vida Consagrada, en la comunidad “San Juan de la Cruz”, Zizur (Navarra).

FOTO

Camino recorrido 

 

Hna. Eva nació en Pamplona (Navarra) el 15 de junio de 1917 y profesó como Carmelita Misionera el 28 de febrero de 1942 en el noviciado de Pamplona. En su trayectoria vocacional ha vivido y trabajado por el Reino en diferentes lugares provinciales; señalamos los más significativos. Betanzos y Miño (A Coruña), Santander, Zaragoza-Clínica San Antonio, León–Clínica Nuestra Señora de la Esperanza, Vitoria-Virgen Blanca, Zaragoza-La Paz, San Sebastián-Residencia El Carmelo, Zizur (Navarra), donde ha vivido y colaborado en la comunidad durante muchos años, del 1994 al 2018. Comunidades y misiones apostólicas donde ha trabajado con gran responsabilidad y donde ha ido creando ambiente de fraternidad comunión y testimoniando con su vida y palabra el amor por Francisco Palau, nuestro Padre Fundador.

FOTO

Huella que ha dejado:

Su huella permanece entre nosotras y es un estímulo en nuestro caminar. Reconocemos su huella, su gozo vocacional, su fidelidad y su empeño por vivir y que se viva el estilo y la doctrina palautianos. De espíritu fraterno y comunitario, de buenas relaciones para con todos, muy comunicativa y cordial. Su responsabilidad y disponibilidad para los servicios que la provincia le ha ido confiando a lo largo de su recorrido evangelizador. Su amor y gratitud por la vida; con gozo ha celebrado sus 100 años. Su interés por todos los acontecimientos de la Congregación, de las hermanas, de la Iglesia y de la sociedad. Oraba por todas y por todo con gran confianza. ¡Gracias Eva! Por tu testimonio que ha contagiado vida y vocación. 

 

Unidas en comunión con todas las hermanas, damos gracias al Señor por el testimonio de su entrega, que ha contagiado vocación y por la riqueza de su vida que ha enriquecido el carisma y la historia del Carmelo Misionero. Contamos con su intercesión ante el Padre.

 

 

 

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

Madrid, 26 de marzo de 2018



Hna. Mª Pilar Jaén Jaén »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.