volver arriba

Hna. Ofelia Lario Rodríguez

“he corrido hasta la meta, he mantenido la fe...”

FOTO

Con dolor y esperanza en Cristo resucitado os comunicamos el “paso a la Vida” de nuestra querida Hermana Ofelia Lario Rodríguez. El día 19  de 0ctubre de 2018, el “dueño de la mies” la ha llamado a vivir para siempre en su Reino y a participar del Banquete eterno preparado por el Padre para los que han vivido fieles a la vocación recibida. Hermana Ofelia  ha llegado a la meta y vive con Aquel que la sedujo y llenó plenamente su vida. Tenía 89 años de edad y 62 de Vida Consagrada; ha fallecido en la comunidad “El Carmen”, enfermería de Burgos (España).

FOTO

Hna. Ofelia nació en La Uña (León), el día 25 de febrero, de 1929. Ingresó en el Carmelo Misionero el 05 de noviembre de 1954 y profesó como Carmelita Misionera el día 12 de mayo de 1956 en Pamplona. En su trayectoria vocacional y apostólica encontramos muchos gestos de entrega, de servicio, de sencillez, de generosidad.

Recordamos a Hna. Ofelia compartiendo su vida y misión en las comunidades de Barcelona: “Casa Madre San José”; Beasaín (Guipúzcoa): “Nuestra Señora del Carmen; Santa Lucía de Gordón (León): “Nuestra Señora del Camino”; Zaragoza: “San Antonio”; Burgos: ”Residencia Femenina"; León: ”Nuestra Señora de la Esperanza”; Roma: “Padre Palau”; Oviedo: “Santa Teresa”; Burgos: “El Carmen” Villava: “Santa Teresa”. Burgos: “El Carmen” ha sido su último destino. A esta comunidad llega la hermana  ya muy enferma, el 27 de diciembre de 2008. Aquí ha vivido nuestra Hna. Ofelia hasta el final de su vida, ha estado bajo los continuos y delicados cuidados que las hermanas le han prodigado en todo momento, llenos de cariño, de ternura y de amor fraternal.

FOTO

La huella que nos ha dejado nuestra Hermana es el gozo de una vida entregada a los demás en el servicio realizado con sencillez y generosidad, especialmente con los enfermos. Era muy buena, acogedora, sencilla; siempre estaba dispuesta a realizar cuantos servicios le solicitaban las hermanas y las comunidades donde realizó su misión; era responsable y disponible. Oraba por las necesidades de la Congregación y mantenía vivo el sentido de Familia.

En comunión de Hermanas, damos gracias al Señor por el testimonio de su vida. Oramos al Señor para que la tenga ya en su Reino de Paz, de Amor y contamos también con su intercesión ante el Padre por el Carmelo Misionero, que sigamos fieles a nuestra vocación al servicio de la Iglesia por el Reino.

 

 Madrid, 29 de octubre de 2018

Hna. Carmen Ibáñez Porcel



« Hna. Carmen Holgado Casado Hna. M Rosario Fernández Fuentes »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.