volver arriba

Hna. María Dolores Corral Mariscal

“he corrido hasta la meta, he mantenido la fe...”

FOTO

Con una esperanza grande en Cristo resucitado comunicamos el “paso a la Vida” de nuestra querida Hermana MARÍA DOLORES CORRAL MARISCAL. El día 28 de noviembre de 2018, el “dueño de la mies” la ha llamado a vivir para siempre en su Reino y a participar del Banquete eterno preparado por el Padre para los trabajadores de su Viña. María Dolores ya ha llegado a la meta y vive con Aquel que la sedujo y llenó plenamente su vida. Tenía 84 años de edad y 55 de Vida Consagrada. Ha fallecido en la comunidad “El Carmen” de Burgos.

FOTO

Hna. Maria Dolores nació en Villahizán  de Treviño, (Burgos), el día 2 de junio de 1934, y profesó como Carmelita Misionera en Pamplona, el día 9 de mayo de 1963.

 

Su trayectoria vocacional y apostólica la ha realizado tanto en el apostolado docente,  como con los enfermos, y siempre con un  espíritu alegre y generoso en las Comunidades de: Pamplona; “San Francisco Javier”; Barcelona: “Casa Madre”; y “Santa Teresa de Jesús”; El Prat de Llobregat:  “Virgen del Carmen”; Ciudadela: “Nuestra Señora de las Virtudes”; Es Castell: “María, Madre de la Iglesia; Zaratán: “Santa Teresita del Niño Jesús”. Pasó también por la Misión de Guinea Ecuatorial que la Provincia de Barcelona tenía en Africa, en la Comunidad de Micomesen: “San Francisco Javier” y en Burgos: “El Carmen”. Esta fue su última comunidad, aquí la llama el Señor para llevarla a su Reino de Paz. 

 

FOTO

 

Recordar a Hna. María Dolores es recordar y valorar su huella vocacional en la que destacamos su fidelidad a  la llamada del Señor, su entrega generosa y su interés por las hermanas y personal con el que realizaba su misión, docente en primer lugar y visitas a los enfermos más tarde. Tenía un gran espíritu de familia, era muy fraterna y mostraba mucho interés por la Provincia. Era una hermana de fe profunda y de oración. Vivía la misión en el dia a día, orando por las necesidades de la Iglesia y de la Congregación.

Gracias María Dolores por tu trabajo en la Viña del Señor, por tu entrega generosa, por el testimonio de tu vida, vocación y servicio. Te encomendamos nuestra presencia misionera en África. Que el testimonio de tu vida reavive en todas nosotras el espíritu misionero y la disponibilidad para “ir donde la gloria de Dios nos llame”. 

 Madrid, 30 de noviembre de 2018

Hna. Carmen Ibáñez Porcel



Hna. Juana Bautista Arizmendi »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.