volver arriba

Hna. Máxima Armentia Díaz

“he corrido hasta la meta, he mantenido la fe...”

FOTO

Estamos celebrando el paso a la Vida de nuestra querida HNA. MAXIMA ARMENTIA DIAZ. El día 24 de enero de 2019, es llamada por el Señor para gozar de la Pascua eterna y disfrutar del encuentro definitivo con el Resucitado donde, sin duda, canta ya las misericordias del Señor, junto con todos los elegidos que nos van precediendo. Ha fallecido a los 91 años de edad y 66 de Vida Consagrada en la comunidad “Mater Carmeli” enfermería de Vitoria, (Álava).

FOTO

Hermana Máxima nació el 5 de mayo de 1927 en Apellaniz, (Álava), y profesó como Carmelita Misionera en Pamplona el día 29 de agosto de 1952.

Recordamos su  trayectoria vocacional y apostólica en el Carmelo Misionero a lo largo de sus 66 años de entrega al Señor y de servicio, y especial cercanía a los enfermos y personas mayores. Colaboró en algunas de las Casas de los Padres Carmelitas asistiendo a los enfermos y a los Padres mayores, desempeñando siempre este servicio con un gran sentido de responsabilidad, cercanía y mucha  generosidad. Compartió su vida y misión en las comunidades de: Pamplona: “San Francisco Javier”; Barcelona: “Casa Madre San José”; Beasaín: “Nuestra Señora del Carmen”; Lesaca: “Santa Teresita”; Zaragoza: “El Carmelo”; y en las dos comunidades de Vitoria: “Virgen Blanca” y “Mater Carmeli”. La enfermería de esta última comunidad de Vitoria, ha sido el lugar donde, con sencillez y mucha paz, ha partido hacia la Casadel Padre, donde sin duda ya está gozando de su presencia.

 

FOTO

En su caminar como Carmelita Misionera, hermana Máxima nos ha dejado una huella de responsabilidad, sencillez y delicadeza con los enfermos y personas mayores y un gran sentido fraterno, comunitario. Muy amante de la Virgen, del  silencio, gustaba pasar largos momentos ante el Sagrario. Amaba mucho la Congregación y oraba por las necesidades y proyectos de la misma, como también por la iglesia.

Como familia, damos gracias al Señor y oramos por nuestra hermana para que goce eternamente de su presencia. Contamos también con su intercesión en el Reino del Padre para que Él nos ayude a pasar por la vida haciendo el bien y testimoniando su amor y su  ternura como, sin duda, intentó vivir siempre nuestra hermana Máxima.

  

Madrid, 25 de enero de 2019

Hna. Carmen Ibáñez Porcel



« Hna. Ana Mª Oyarbide Esnaola Hna. Mercedes Izco Ilundain »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.