volver arriba

Francisco Palau y Quer

Francisco Palau nació en Aytona (Lérida) en 1811. Ingresó en el Carmelo Descalzo y allí hizo suya la espiritualidad carmelitana que nos ha transmitido.

Su vida fue todo menos tranquila: conoció el exilio, el destierro y la cárcel, además de ser un infatigable viajero llevado por el entusiasmo evangelizador.

Hombre de gran inquietud interior y apasionado sin medida, se sentía impulsado a encontrar de un modo más intenso y personal el amor de su vida. Tras largos años de búsqueda espiritual lo encontró y su experiencia de Dios quedó concentrada en el Cristo Total, Cristo unido por el amor a su Cuerpo, a la humanidad entera. Eso es lo que hoy llamamos “Iglesia como misterio de comunión”.

Esta vivencia arraigó en su corazón y marcó su vida con un profundo espíritu contemplativo y, al mismo tiempo, un excepcional impulso misionero. Donde se encontrara una persona necesitada, allí descubría Francisco a Cristo esperando su mano. Donde se hiciera silencio de adoración y alabanza a Dios, allí descubría a la humanidad entera con sus alegrías y con sus sufrimientos. Imposible abarcar un amor tan grande, pero maravilloso dejarse abrazar por él y continuar anunciándolo hoy. Esa es nuestra razón de ser.

Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II el 24 de abril de 1988.


¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.