volver arriba

Hna. Teresa Esteban Parrilla

“…Aquí estoy, ¡oh Dios! para hacer tu voluntad”. (Hb, 10,7)

FOTO

Como Iglesia y como Familia, vamos acogiendo, en comunión y esperanza el paso a la Vida de nuestras Hermanas. El día 25 de marzo, fiesta de la Anunciación del Señor, nos han dejado nuestras queridas Hermanas TERESA ESTEBAN PARRILLA y MARINA CLARASÓ SALAT para participar del Gozo y de la Paz en la fiesta del Banquete eterno preparado por el Padre para los trabajadores de su Viña.

FOTO

Hna. Teresa Esteban tenía 93 años de edad y 69 de Vida Consagrada. Nació el 21 de enero de 1927, en Barcelona. Ingresó en el Noviciado de Pamplona en 1949 y profesó como Carmelita Misionera el 2 de marzo de 1951. Ha fallecido en la comunidad “Santa Teresa”, Enfermería de la Casa Madre, Barcelona.    

Nuestra hermana ha vivido siempre con mucha generosidad en muy diferentes lugares de la Congregación, tanto en España (Pamplona, Barcelona, Sabadell, Vic, Madrid, Ciudadela),  como en Latinoamérica (Cuba y San Salvador), en África (Guinea Ecuatorial) y en Roma. Realizó servicios, principalmente en la Sanidad, en Centros de Salud y Clínicas y también con nuestras hermanas enfermas en algunas comunidades. La Catequesis y los Grupos con personas Mayores fueron otras de sus variadas actividades.  En el año 2013, enferma, llega a la comunidad “Virgen del Carmen” de la Casa Madre de Barcelona. Es en  esta última comunidad donde la ha llamado el Señor para acogerla en su Reino de Paz.

FOTO

A hermana Teresa la recordamos como una mujer muy activa y acogedora, entregada a su misión con responsabilidad, mucha generosidad y un gran sentido profesional. Vivía con gozo su consagración a Dios y su servicio a los enfermos y necesitados a los que se entregaba sin mirar el tiempo; era cercana, atenta, delicada con todos. Mujer de una fe profunda y muy amante de la Madre, de la Virgen.

 

Nos unimos en acción de gracias por la vida y la misión de nuestra Hermana  y oramos al Padre para que goce ya de la Pascua Eterna. Gracias Teresa por tu trabajo en la Viña del Señor, por tu entrega generosa, por el testimonio de tu vida, tu vocación, tu servicio. Te encomendamos el Carmelo Misionero para que permanezca siempre fiel a su vocación al servicio de la Iglesia.  

Madrid, 27 de marzo, 2020

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

 

 



« Hna. Felisa Lejarda Gorostiza Hna. Marina Clarasó Salat »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.