volver arriba

Hna. Purificación Goti Ordeñana

“…Aquí estoy, ¡oh Dios! para hacer tu voluntad”. (Hb, 10,7)

FOTO

Con dolor y esperanza os comunico el “paso a la Vida” de nuestra querida HNA. PURIFICACION GOTI ORDEÑANA, que ha fallecido en la mañana del día 6 de abril de 2020. Podemos hacer suyas las palabras de San Pablo:“he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe...”. Sí, nuestra hermana ha llegado a la meta, ya se ha encontrado con Aquel a quien tanto amó y a quien se había entregado de por vida. Ha fallecido a los 86 años de edad y 65 de Vida Consagrada en la Comunidad “San José” de San Sebastián. 

 

FOTO

Purificación nació en Durango (Bilbao), el 19 de junio de 1933 en una familia de vivencia evangélica y amor a la Virgen carmelitana. Ingresó en el noviciado de Pamplona en 1953 y profesó como Carmelita Misionera el 28 de agosto de 1954.

En su trayectoria vocacional y misionera nuestra hermana ha vivido y realizado diferentes actividades apostólicas en las comunidades de Pamplona; San Sebastián; Villafranca de Oria; Zaragoza; Barcelona (Casa Madre); Ciñera y Santa Lucía de Gordón (León); Roma; Ávila; Vitoria; Madrid; Getafe; San Sebastián. En todas ellas hay que destacar su entrega incondicional y su calidad profesional tanto en el campo de la Educación como en la administración de nuestros Colegios y en la economía de la Provincia. Sus 65 años de vida religiosa han sido un testimonio de fidelidad al seguimiento de Jesús y de entrega generosa a las hermanas y a cuantas personas entraron en contacto con ella, especialmente a los niños y jóvenes en nuestros Colegios. Para el profesorado fue siempre un excelente modelo de entrega y preocupación por la educación y formación integral de los alumnos. Actuaba siempre de manera discreta, prudente.

 

FOTO

Recordar a hermana Purificación es reconocer la huella vocacional que nos ha dejado. Destacamos su vivencia interior. Mujer de fe profunda, amante del silencio, de la oración. Con un  gran sentido de Familia, amante de la Iglesia. Las hermanas que hemos convivido y trabajado con ella podemos decir que Purificación era una persona buena de corazón, sencilla, acogedora, atenta; educada en el trato con las personas; de mente abierta a los nuevos tiempos y muy responsable profesionalmente.

 

Como Familia que ora y comparte, nos unimos en este día para dar gracias a Dios por el testimonio de tu vida y misión. Gracias, Puri por tu entrega y tu amor a  la Iglesia. Sabemos que estás compartiendo ya, con todos los elegidos, el Banquete del Reino y tenemos la certeza de que ya has recibido la corona de la victoria y entrado en el gozo de tu Señor.” El Carmelo Misionero, tu amada Congregación, te recuerda con cariño y sigue contando con tu intercesión ante el Padre. ¡Feliz Pascua Eterna¡

 

                                                                        Madrid, 8 de abril de 2020    

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

 



« Hna. M Ángeles Gorostiza Goenaga Hna. Nieves Oteo Gómez »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.