volver arriba

Hna. Elena Zubillaga Lazaeta

“…Venid benditos de mi Padre porque estuve enfermo y me visitaste..."

FOTO

Os saludamos con cariño y os comunicamos “el paso a la Vida” de nuestra Hna. María Elena Zubillaga Lezaeta que falleció el 5 de octubre de 2020. Formaba parte de la comunidad “Mater Carmeli”, enfermería, Vitoria.

 

FOTO

Hna. María Elena nació en Azcárate, (Navarra), en día 13 de agosto de 1930. Ingresó en el Carmelo Misionero el día 24 de febrero 1951, y profesó como Carmelita Misionera el 30 de agosto de l952 en Pamplona.

Recordamos a nuestra Hna. María Elena en su trayectoria vocacional y apostólica a lo largo de sus 68 años como Carmelita Misionera. Consagró su vida al servicio de Dios y de los hermanos, especialmente en el campo de la enfermería. La recordamos en las comunidades de: Pamplona (San Francisco Javier, San Miguel); Barcelona (La Alianza, Sta. Cruz de Vallcarca); Es Castell (Menorca); Badalona (Barcelona); Tortosa (Tarragona); San Sebastián y Vitoria donde ha vivido la última etapa de su vida y ha acogido la llamada del Señor “Venid benditos de mi Padre…”

FOTO

 

Ha dejado, en nosotras, la huella de una persona fiel a su vocación de Carmelita Misionera, mujer de fe y esperanza, silenciosa y orante. Impresionaban sus respuestas cuando dialogaba en la sala o cuando se hablaba con ella de tú a tú, respuestas cortas, pero llenas de sabiduría, de abandono y confianza en el Señor, de apoyo y comprensión para las hermanas, de gratitud a quienes la cuidaban. Todas recuerdan su rostro sereno, su sonrisa, su paz, fruto del proceso que ha seguido para aceptar su realidad, su limitación y enfermedad desde que llegó a la enfermería hasta su Paso a la Vida. El Señor la ha ido modelado y ella se ha dejado modelar, como el barro en manos del alfarero.

 

Damos gracias a Dios por sus 90 años de vida y por los 69 de Carmelita Misionera; un largo camino de muerte y resurrección en el que “corrió hacia la meta, para ganar el premio del cielo, para el cuál Dios la llamó en Cristo Jesús”; ya se encuentra gozando de la presencia del Señor. Tenemos la seguridad, que en forma nueva y resucitada permanece entre nosotras y seguirá acompañando y ayudando a las Carmelitas Misioneras.

 

Oramos por ella y por nosotras, que Él nos mantenga en  la esperanza de que “Cristo nos alcance” hasta llegar a su Pascua eterna.

 

Madrid, 7 de octubre de 2020

 

 

 

 

 

Hna. Carmen Ibáñez Porcel

l



Hna. Amalia Zuazu Murillo »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.