volver arriba

In Memoria, desde Filipinas

Hnas Miren Begoña Arregui y Teresita Jiménez

FOTO

En estos últimos meses han partido hacia la Casa del Padre dos hermanas Carmelitas Misioneras, una guipuzcuana y la otra canaria, de la provincia de las Carmelitas Misioneras de Europa que dejaron su impronta, mejor dicho, que fueron "huella del paso de Dios" en tierras Filipinas.

Pasaron con nosotras los últimos años de su vida pero la huella que dejaron en Filipinas sigue viva y como prueba de ello he aquí el agradecimiento y el recuerdo llegado desde aquellas tierras.

Gracias por dar la vida con tanta sencillez y con tanta alegría, como quien no hace nada. Gracias hermanas.

FOTO

UN REGALO DE ALEGRÍA PARA LA MISIÓN ...

Hna María Begoña Valentina Arregui Leizaola nació el 19 de septiembre de 1934 y se convirtió en Carmelita Misionera el 10 de mayo de 1962. En 1963, fue una de las hermanas españolas que llegaron a Filipinas. Agradecemos a la demarcación de Europa por permitirle compartir su persona con nosotros durante 37 años. Fue destinada a diferentes comunidades de nuestro país: La Paz, Ciudad de Iloilo; Noviciado “El Vedrá”, Ciudad Quezón; Escuela Mater Carmeli, D. Tuazon, Quezon City; Casa Provincial, Scout Madriñan, Ciudad Quezon; Mati, Davao Oriental; y la ciudad de Cagayán de Oro.

Recordamos con mucho cariño a la Hna. Begoña por ser una Hermana que siempre rezumaba alegría; nunca hubo un momento aburrido con ella. Fue una artista que compartió su música con pasión y devoción y fue un ejemplo de vida contemplativa y ascética.

Estas características son muy evidentes en las anécdotas compartidas por las hermanas ...

De la Hna. Rebecca Polinar

Esta historia sucedió en Mati, Davao Oriental.

La Hna. Elva Ente le pidió a la Hna. Begoña que enseñara a los alumnos de 6º grado su canción de graduación. Sin embargo, la escuela estaba ubicada en un barrio lejano y el único medio de transporte disponible era una motocicleta. Ese fue su primer viaje en motocicleta desde entonces se quedó en la casa porque no podía comunicarse muy bien con la gente local.

Hna. Begoña y Hna. Elva iban en la misma motocicleta con Hna. Begoña en el medio. Y así viajaron.

Cuando llegaron a casa, estábamos muy emocionados de escuchar lo que les sucedió. La Hna. Begoña con su forma divertida de contar historias relató: "Me pegaron al conductor todo el tiempo para que no me diera cuenta, hata que me bajé, de cuanto espaio había a mi espalda. Ella les contó la historia a las monjas con el obispo Patricio Alo que no podía dejar de reír.

De Sor Vilma Juaneza

Hna. Begoña, ¡muchas gracias! Eres una de las flores más hermosas del jardín del Carmelo.

Fue una alegría, un privilegio, una maravillosa oportunidad haber vivido con la Hna. Begoña durante casi diez años en la casa de formación. Fue nuestra maestra, músiqueira, artista, liturgista, humorista, santa, verdadera misionera.

Nunca sabrás si la comida que comió era dulce, salada o incluso en mal estado porque lo que fuera, lo comió con “gusto”, como si estuviera comiendo la comida más deliciosa. Nunca la verías mostrar muecas, disgusto, ceño fruncido o disgusto por lo que comía. Siempre fue ganadora en concursos como "¿Quién tiene la sonrisa más dulce?" cuando la comida no había salido tan bien como se deseaba. Ella tenía el control total incluso de sus papilas gustativas.

Una noche de oración, sin que ella lo supiera, un lagarto entró en su hábito. Sólo sintió la sensación de hormigueo en la espalda. Ella se movía como se movía el lagarto también. Sin embargo, no abandonó la oración y esperó pacientemente a que terminara a pesar del malestar que estaba sintiendo. Entonces, después de la oración, se fue apresuradamente a su habitación, se quitó el hábito y en lugar de enojarse con el lagarto, se compadeció de la pobrecita que, según dijo, respiraba mejor después de un largo encarcelamiento dentro de un encierro privado. Felizmente lo miró mientras saltaba y movía la cola.

Las tres compartíamos una habitación con un baño. Una noche, nos preguntábamos por qué no salió del baño después de estar allí por más de una hora. Nos atrevimos a mirar por la ventana solo para verla profundamente dormida en el suelo con su toalla como almohada. Cuando la despertamos, dijo que no podía abrir la puerta porque estaba cerrada y por eso se durmió en lugar de molestarnos. A través de la ventana, le entregamos un martillo, la puerta se abrió después de varios golpes; salió sonriente aunque cansada y con sueño y nunca escuchamos una sola queja.

Hna Begoña no aprendió el idioma filipino pero pudo insertarse en nuestras vidas, abrazar nuestra cultura y ser parte de nosotros. Verdaderamente, ella es una hermana para la vida. Vivió su vida religiosa con gracia porque estaba enfocada en su amor por Dios y el prójimo. Ha florecido por completo en el jardín del Carmelo y ahora disfruta de su recompensa eterna.

Sinceramente, ¡gracias Hna. Begoña! ¡Siempre serás recordado con cariño!

FOTO

Nuestra profunda expresión de gratitud ...

      "La gratitud es el lenguaje del corazón que ama". Escuché este adagio desde que era Novicia de las Carmelitas Misioneras allá por el año 1990. Se ha convertido en un principio rector en mi camino interior a medida que avanzaba en el proceso de formación hasta este momento. Al recibir la noticia del fallecimiento de nuestra querida hermana española Hna. Teresita Jiménez Rodríguez, lo que inmediatamente me vino a la mente fue: “GRACIAS, HNA. ¡TERESITA!" Sólo puedo recordar, junto con mis compañeras de grupo (Postulantes de 1988), que ella nos ayudó en nuestro camino de formación como Postulantes cuando entramos por primera vez en la congregación de Carmelitas Misioneras en 1988. Nos enseñó el idioma español básico con paciencia y alegría. Para nosotras es una verdadera misionera, pudiendo vivir en las diferentes comunidades de Filipinas desde su llegada en el año 1972 hasta 1997.

Con profunda gratitud como Provincia, recordamos su valiosa contribución mientras caminaba con nosotros, siendo asignada a las siguientes tareas:

• Maestra de novicias en la comunidad del Noviciado “El Vedra” durante ocho años

• Miembro de la comunidad “Madre del Carmelo”, Bacolod City durante tres años, dos de los cuales fue Superiora de la Comunidad.

• Consejera provincial por tres años

• Miembro de nuestras diferentes comunidades en Taiwán durante ocho años.

Su destino a Taiwán fue muy importante, ya que fue una de las pioneras en nuestra misión allí. Ella fue la primera Superiora de nuestra comunidad en Shih Kuang, cuyo principal apostolado fue cuidar y capacitar a los residentes con retraso mental del Centro Hua Kuang. Luego, más tarde, se trasladó a Chiayi, Taiwán, donde establecieron la comunidad de “St. Teresa del Niño Jesús” para cuidar de niños y adultos con retraso severo en la Casa del Sagrado Corazón y una vez más fue la primera Superiora de esa comunidad. Su ejemplo de dedicación y servicio a la misión fue sobresaliente.

Como su nombre religioso lo indica, Hna Teresita de Teresa de JESUS, ella manifestó la presencia de Jesús entre nosotras, llevando el entusiasmo de Santa Teresa de Jesús a las diferentes comunidades de las que formó parte. Como han expresado mis compañeras de grupo, ella fue de hecho una verdadera Carmelita Misionera de palabra y ejemplo. Alabamos a Dios por su presencia entre nosotras en el pasado y ahora que finalmente ha regresado a la Fuente de la Vida.

A la Provincia de Europa que ha compartido con nosotros el don de la persona de Hna Teresita Jiménez enviándola como misionera a nuestra Demarcación durante veinticinco años fructíferos, expresamos nuestro más profundo agradecimiento. Que su memoria y las lecciones que aprendimos de sus ejemplos permanezcan siempre en nuestros corazones mientras continuamos nuestro propio viaje misionero en este mundo herido.

¡Hna. Teresita, nuestra querida hermana, muchísimas gracias!

Sr. Susan Ninfa E. Timbal, CM



« Hna. María Araceli Trueba Fernández Hna. Teresita Jiménez Rodríguez »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.