volver arriba

Hna. María Honorina Cabañas Terroba

Si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para el Señor…,en la vida y en la muerte somos del Señor. (Rom 14,8)

FOTO

Os comunico el paso a la VIDA de nuestra hermana María Honorina Cabañas Terroba, falleció el día 7 de abril de 2022. Formaba parte de la comunidad “Santa Teresa” de Torremolinos.

Hna. Honorina nació en Logroño el día 10 de mayo de 1925. Ingresó en el Carmelo Misionero el día 24 de agosto de 1946 y profesó como Carmelita Misionera el día 1 de marzo de 1948 en Pamplona.

Su misión se desarrolló principalmente en el campo de la educación en las comunidades de Pamplona, Barcelona, Tárrega (Lérida), Oropesa (Toledo), Trigueros (Huelva), Getafe (Madrid), Segovia, Beja (Portugal), Granada, Torremolinos (Málaga), donde ha fallecido acompañando y animando la vida de las hermanas mayores y enfermas.

Hna. María Honorina ha vivido en profundidad su ser de bautizada, nos recordaba que somos sacerdotes, profetas y reyes, y lo mismo su Consagración religiosa. Religiosa vocacionada que vivía con fuerza su vocación y la transmitía, como Pablo, a tiempo y a destiempo, siempre era un buen momento. Era una enamorada de P. Palau y en su andador llevaba siempre sus Obras.  Amante de la eucaristía pedía mucho por los sacerdotes y por las situaciones de nuestro mundo. Frecuentemente repetía: “Es el Señor quién lo ha hecho, ha sido un milagro patente”.  Con frecuencia pedía perdón y daba gracias. Siempre una sonrisa para todas.

Persona muy alegre y fraterna, con grandes proyectos. Nos tenía preparada una “sorpresa” para el viernes, para el juego del bingo: En cada número del 1 al 100, había puesto una frase del Evangelio o de los Santos Carmelitanos.

Cuando el Señor la llamó estaba preparando sus bodas de platino para el próximo año, las celebrará ya en el cielo. Son muchas palabras, obras y testimonios los que nos ha dejado.

Tenía un escrito de cómo quería que fuera su muerte, esa que ha sido discreta, sin ruido, sin despedidas…

CÓMO QUIERO MORIR

Quiero morir, llevando entre mis manos,

una imagen bendita de María,

aquella que idolatra el alma viva

con afectos divinos, no humanos.

Lejos quiero morir de los mundanos

teniendo alrededor en mi agonía

la dulce y santa compañía

de las hijas del Carmelo, mis hermanas.

Y quiero verlas y oír la melodía,

engalonadas con tu manto Virgen María,

mirándote a tus ojos y a los míos,

el canto de la Salve sabatina.

Quiero morir y quiero por santuario,

la bandera del Carmen enlutada

con el crespón del Santo Escapulario.

Quiero morir y quiero que pongan en la vida

las manos de José, Jesús y María.

Hna. Honorina Cabañas 

Damos gracias a Dios por sus 96 años de vida y 74 de Carmelita Misionera. Un largo camino de muerte y resurrección al final del cuál Dios la llamó en Cristo Jesús. Ya está gozando de su presencia. Tenemos la seguridad que en forma nueva y resucitada permanece entre nosotros y seguirá acompañando y ayudando a las Carmelitas Misioneras.

Oramos por ella y por todas nosotras para que este “nuevo paso” del Señor reavive nuestra esperanza en la Pascua de Jesús y en el encuentro de las hermanas que nos han precedido

Hna. Cecilia Andrés



« Hna. María Mercedes Suárez Palma Hna. Flora Rodríguez Collado »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.