volver arriba

Hogar: Lugar de la primera sonrisa

FOTO

Hogar, lugar de la primera sonrisa, sitio en el que te sientes acogido, espacio donde dos personas, dos corrientes de humanidad, se encuentran entre sí para hacer  hueco a una nueva vida.

Del matrimonio José Francisco Palau y Maria Antonia Quer, nacieron nueve hijos -de los cuales FRANCISCO ocupaba el séptimo lugar-, cumpliéndose lo que dice el salmista: “El Señor como herencia te dará hijos, como salario, el fruto del vientre”  (127, 3).

Hogar no significa tan sólo vivir padres e hijos bajo el  alero de una casa;  comprende una realidad humana, una atmósfera espiritual impregnada de gozo, intimidad y seguridad que envuelve y penetra las personas y sus relaciones.

Los miembros de un hogar, abiertos unos a otros,  van tejiendo un ambiente de acogida sin reservas ni reticencias. La confianza aúna  a todos los hijos de casa. Todos viven las alternativas, las alegrías y dificultades de todos y todos los de cada uno. Un mismo alero los cobija y un mismo fuego les da calor; el calor de las brasas del hogar, el amor.

En el hogar el niño empieza a amar, siendo los padres las personas más influyentes en enseñar a amar a los hijos. No hay relación en la vida que tenga un influjo tan profundo como la que media entre padres e hijos. Jamás podrá borrarse esta huella. Somos y seremos siempre hijos de nuestros padres.        

 

                                            Consuelo Orella  cm



« Nacer: Invitación a la Existencia Francisco, sal de tu casa y ven… »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.