volver arriba

Nacer: Invitación a la Existencia

FOTO

 En la parroquial iglesia de Aytona, el día veintinueve de diciembre del año  mil ochocientos once, el firmado, bauticé solemnemente y puse los santos óleos a un niño que nació el mismo día como a la seis de la mañana…” 

         A partir de ese momento comenzó a existir en el mundo un nuevo ser: FRANCISCO. Dios, con inmenso amor, lo llamó  a la existencia. En la calle del Arrabal, número veinticinco de Aytona (Lérida),  en  un hogar profundamente cristiano, nacía  el séptimo vástago de la familia Palau-Quer. 

         Francisco, no dejó  ninguna referencia sobre este acontecimiento vital,  pero si algo  hubiera querido trasladarnos al respecto, lo hubiera expresado como  el  salmista: “Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el  vientre de mi madre… Yo te doy gracias por tantas maravillas: prodigio soy,  prodigios son tus obras” (Sal 139, 13-15)

         Al nacer, recibimos nuestro mayor don, la VIDA,  y con ella nos vemos obsequiados con un sinnúmero de dones que, muy a menudo, ni los reconocemos ni lo agradecemos y sin embargo son y serán siempre nuestras pertenencias más reales y valiosas. Al nacer, somos un potencial a realizar; un cúmulo de  posibilidades se encuentran  en cada uno de nosotros.

          En ese potencial a desarrollar por parte de  Francisco, estaba prefijado el carisma del Carmelo Misionero. Nacimos como don de Dios, llamadas a desarrollar el don recibido. Reconociendo esta verdad, nos sentimos impulsadas a entonar con el salmista: “Te damos gracias, porque eres sublime y te distingues por tus hechos magníficos”                                  

                                            Mª Consuelo Orella   cm

 



« ¡Me doy a ti, tal cual soy! Hogar: Lugar de la primera sonrisa »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.