volver arriba

6º Domingo de Pascua

29 mayo 2011

Evangelio de Juan 14, 15-21

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
- Si me amáis, guardareis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro Defensor que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis porque vive en vosotros y está con vosotros.
No os dejaré desamparados, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis, y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama, lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.

NO ESTAMOS HUERFANOS

Una Iglesia formada por cristianos que se relacionan con un Jesús mal conocido, poco amado y apenas recordado de manera rutinaria, es una Iglesia que corre el riesgo de irse extinguiendo. Una comunidad cristiana reunida en torno a un Jesús apagado, que no seduce ni toca los corazones, es una comunidad sin futuro.
En la Iglesia de Jesús necesitamos urgentemente una calidad nueva en nuestra relación con él. Necesitamos comunidades cristianas marcadas por la experiencia viva de Jesús. Todos podemos contribuir a que en la Iglesia se le sienta y se le viva a Jesús de manera nueva. Podemos hacer que sea más de Jesús, que viva más unida a él. ¿Cómo?
Juan recrea en su evangelio la despedida de Jesús en la última cena. Los discípulos intuyen que dentro de muy poco les será arrebatado. ¿Qué será de ellos sin Jesús? ¿A quién le seguirán? ¿Dónde alimentarán su esperanza? Jesús les habla con ternura especial. Antes de dejarlos, quiere hacerles ver cómo podrán vivir unidos a él, incluso después de su muerte.
Antes que nada, ha de quedar grabado en su corazón algo que no han de olvidar jamás: «No os dejaré huérfanos. Volveré». No han de sentirse nunca solos. Jesús les habla de una experiencia nueva que los envolverá y les hará vivir porque los alcanzará en lo más íntimo de su ser. No los olvidará. Vendrá y estará con ellos.
Jesús no podrá ya ser visto con la luz de este mundo, pero podrá ser captado por sus seguidores con los ojos de la fe. ¿No hemos de cuidar y reavivar mucho más esta presencia de Jesús resucitado en medio de nosotros? ¿Cómo vamos a trabajar por un mundo más humano y una Iglesia más evangélica si no le sentimos a él junto a nosotros?
Jesús les habla de una experiencia nueva que hasta ahora no han conocido sus discípulos mientras lo seguían por los caminos de Galilea: «Sabréis que yo estoy con mi Padre y vosotros conmigo». Esta es la experiencia básica que sostiene nuestra fe. En el fondo de nuestro corazón cristiano sabemos que Jesús está con el Padre y nosotros estamos con él. Esto lo cambia todo.
Esta experiencia está alimentada por el amor: «Al que me ama...yo también lo amaré y me revelaré a él». ¿Es posible seguir a Jesús tomando la cruz cada día, sin amarlo y sin sentirnos amados entrañablemente por él? ¿Es posible evitar la decadencia del cristianismo sin reavivar este amor? ¿Qué fuerza podrá mover a la Iglesia si lo dejamos apagar? ¿Quién podrá llenar el vacío de Jesús? ¿Quién podrá sustituir su presencia viva en medio de nosotros?

José Antonio Pagola 

FOTO

EL ESPÍRITU SE EXPRESA EN TODO

Es la primera vez que, en el cuarto evangelio, se habla del Paráclito, del que se dice que es "el Espíritu de la verdad", enviado por el Padre. Así es como se habla de él en cada una de las cinco ocasiones que se menciona en estos capítulos (14,16.26; 15,26; 16,7-11.13-15).

El término griego "paráklētos" significa, literalmente, "el que es invocado" o "el que es llamado al lado de". La traducción al latín era sencilla: "ad-vocatus" (literalmente: "llamado junto a"); por ese motivo, en la versión al castellano se impuso el término "abogado defensor" (o, sencillamente, "defensor"); más por la palabra latina que por el significado original, que insistía sobre todo en la presencia incondicional del Espíritu. De hecho, el término "Espíritu" parecía aludir a Dios mismo en cuanto interiorizado en el ser humano, como fuente de todo dinamismo.

El cuarto evangelio habla, sin embargo, de "otro Paráclito". El primero, para la comunidad joánica, es el propio Jesús, quien aparece a continuación prometiendo su regreso.
A lo largo de todo el llamado "testamento espiritual", queda patente el amor de Jesús hacia su grupo -y a todos los creyentes, en él representados-, que en ocasiones alcanza expresiones entrañables de interés, delicadeza y ternura. Aquí aparece una muestra. En un contexto de desconcierto y temor, es el que va a ser condenado quien los fortalece: "No os dejaré desamparados".

La promesa alude a la resurrección: Después de ese "poco", el "mundo" no lo verá, pero los suyos lo verán... y vivirán, porque él mismo sigue viviendo.

Se repite, por dos veces, que el "mundo" no puede "recibir" el Espíritu, ni puede "ver" a Jesús. Para comprender el texto con exactitud, conviene saber que, en el cuarto evangelio, el término "mundo" reviste tres significados diferentes: 1) como espacio físico, 2) como objeto del amor de Dios: "Tanto amó Dios al mundo..." (3,16), y 3) como fuerza opuesta a los valores del evangelio y, por tanto, a la vida de las personas.

No se trata, pues, de personas, sino de la mentira -producto de la ignorancia y de la inconsciencia- que nos ciega y nos incapacita para "ver" el Misterio en todo y para vivir conscientemente "conectados" por el Espíritu, dejándonos conducir por él, como nuestra Fuente o Dinamismo interior.

El Espíritu -afirma el texto- "vive en vosotros y está con vosotros". Desde la mente dual, corremos el riesgo de querer imaginarnos al Espíritu como una Realidad separada que, eventualmente, podemos acoger en nuestro interior. Una tal representación es engañosa y únicamente puede provenir de la mente fragmentadora.

La realidad es otra. Seamos o no conscientes de ello, el Espíritu está ya en nosotros; siempre ha estado y siempre estará, porque nos constituye en lo más íntimo y nuclear de nuestra identidad. Es cierto que el texto evangélico lo asocia a la muerte-resurrección de Jesús -como don de la Pascua-, pero se trata sólo de desvelar lo que siempre ha sido.

En cuanto tomamos distancia de la mente dual, "recibimos" el Espíritu, es decir, "vemos" todo lo que es como "expresión" de ese mismo Espíritu que en todo se manifiesta. No sólo no es una presencia separada que puede o no venir a nuestro interior, sino que nos constituye en nuestra Identidad más profunda. De manera que, más que un yo habitado por el Espíritu -a un nivel relativo, esto es también cierto-, somos el Espíritu viviéndose en forma de yoes concretos.

Recordemos, una vez más, las palabras de Teilhard de Chardin: "No somos seres humanos viviendo una aventura espiritual, sino seres espirituales viviendo una aventura humana".

La pregunta que surge de aquí es básica: ¿cómo nos percibimos habitualmente? ¿Como un yo despistado, perdido en una interminable cháchara mental? ¿Como un yo separado en su forma particular que quiere "recibir" el Espíritu para sentirse fortalecido?... ¿O como el Espíritu sin forma que, más allá del yo relativo, quiere expresarse en nosotros como se expresó en el propio Jesús? A mi modo de ver, la "conversión" consiste, precisamente, en vivir este paso: del yo al Espíritu.

Al vivirlo, es cuando experimentamos la verdad de las palabras de Jesús: "Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros". Se barrunta la Unidad profunda, se adora, se saborea y se vive. A partir de ahí, venimos a descubrir que quizás se trata sólo de eso: de comprender quiénes somos. Eso es salir de la ignorancia, despertar, venir a la luz, "recibir" el Espíritu...
De esa comprensión básica, nace una actitud y un modo de vivir caracterizado, dice Jesús, por "guardar mis mandamientos". ¿De qué se trata?

Para un judío, amar a Dios significaba cumplir sus mandamientos, es decir, ser fiel a la alianza. Del mismo modo, amar a Jesús -encontrarse con él y con lo que él vivió- significa guardar sus "mandamientos" o su "palabra" (como se dirá más adelante).

Pero sabemos que, para el cuarto evangelio, hay un solo mandamiento: "Os doy un mandamiento nuevo: amaos los unos a los otros. Con el mismo amor con que yo os he amado, amaos también los unos a los otros. Por el amor que os tengáis los unos a los otros, reconocerán todos que sois discípulos míos" (13,34-35).

Al resumir toda la Ley en ese mandamiento "nuevo", lo que Jesús está haciendo no es sino poner palabras a lo que él mismo ha vivido. Amar a Jesús, por tanto, no es otra cosa que vivir como él vivió. No se trata de un "amor romántico" al margen de la vida cotidiana -no es el que dice: "Señor, Señor", había advertido ya el Maestro: Mt 7,21-, sino el que, sintiéndose uno con él, deja vivir al Espíritu, que es amor.

El amor se convierte así en la consecuencia y en el camino. Es consecuencia de la comprensión: quien descubre su identidad más profunda, donde encuentra el Espíritu, no puede no amar; pero, al mismo tiempo, vivir el amor al otro es preparar el camino para que se nos regale la visión. Y es en la vivencia del amor donde, tal como lo había prometido, Jesús se nos revela: todo converge y se unifica. Sentir amor, ser amor, dejar que el Amor sea... Esa es la experiencia del Espíritu.

Seguramente fue esa misma experiencia la que inspiró a Louis Evely esta oración:
DIOS...

Tú eres
lo esencial de mi vida.
Tú eres
más real que yo mismo.
Tú eres
todo cuanto me desborda.
Tú eres
certidumbre que dinamiza mi querer.
Tú eres
yo,
pero mucho más que yo.
Tú eres para mí
mucho más otro
que lo son todos los otros.
Tú eres
lo que me habita
y lo que yo habito.
Me pertenezco a mí mismo
en la medida
en que me doy a ti.
Me afirmo a mí mismo
afirmándote a Ti.
Soy yo mismo
siendo Tú.

Enrique Martinez Lozano



« Domingo de la Ascensión 5º Domingo de Pascua »

¿Quieres recibir en tu email nuestro boletín informativo? Es fácil: apunta tu dirección de correo electrónico.