150 años de su fallecimiento

carmelitas misioneras
EN EUROPA

150 aniversario de su fallecimiento

El testimonio de Francisco Palau puede ayudarnos a centrar nuestra vida en Dios, a volver a poner los ojos en Jesús, el amor de nuestra vida, a reavivar la vocación, la entrega Señor en esta última etapa de la vida.
En estas situaciones de dolor, de angustia, de incertidumbre, no estamos solos. El Señor camina con nosotras. Nos regala testigos para alentarnos: Francisco Palau, las hermanas que nos han precedido y las que en los distintos continentes siguen las huellas de la entrega a la Iglesia: Dios y los prójimos en un solo amor.

Un vistazo a la situación actual

El contexto actual se parece al que vivió Francisco Palau. La Humanidad sigue envuelta en la pandemia del COVID-19. Ha entrado en nuestros hogares y comunidades. Como F. Palau, hemos cuidado y servido a las personas más vulnerables, a los ancianos, a los enfermos, a quienes se sentían más solos.

Muchas de nuestras hermanas, familiares, amigos y conocidos experimentaron la COVID-19 en carne propia, algunos incluso sucumbieron a la muerte.

Sin salir de la pandemia, la guerra se ha acercado a nuestras casas. Hoy vivimos con el miedo a que se desencadene la tercera guerra mundial. Escuchamos noticias aterradoras y clamor por la paz. No podemos quedarnos indiferentes. Lo que les sucede a los otros nos afecta. Somos hermanos.

Un vistazo a la situación actual

La vida y la muerte del P. Francisco Palau es como la de la semilla del Evangelio que cayó en tierra buena. Cuando la semilla cae en la tierra buena, se pudre y da fruto.

Cuando, con la ayuda del Espíritu Santo, damos muerte a las obras de la carne, egoísmo, intereses personales, entonces producimos el fruto del Amor, que es compasivo, servicial, no tiene envidia, perdona siempre, mira y destaca lo positivo…ayuda en lo que puede, agradece y sonríe siempre.

Esa fue la vida de nuestro Fundador. Una vida de amor, de entrega, de oración, de silencio, de servicio desinteresado a la Iglesia, en cualquier lugar y de muchas formas. La semilla de su vida, de amor apasionado, dio fruto, el Carmelo Misionero, El CMS. Esa semilla de amor echó raíces en el suelo de España y extendió sus ramas a todos los continentes. Nosotros somos los frutos de esa semilla que dio su vida totalmente para darnos un nuevo nacimiento.

Categorías

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031