febrero 21, 2011
Inicio 9 Carmelitas 9 A la casa del padre 9 2011 9 Hna. Crisanta Pérez Iribarren

Hna. Crisanta Pérez Iribarren

Muy queridas Hermanas:

El Señor sigue llamando a nuestras hermanas dela Provincia“Mater Carmeli, para participar con Él enla Vidaeterna. El día 19 de febrero de2011, hafallecido nuestra Hna. Crisanta Pérez Iribarren, en la comunidad “Nuestra Señora de las Virtudes”, de Tárrega, a los 88 años de edad y 62 de Vida Consagrada. Oramos para que goce de la presencia del Padre y, también, por todas las que hemos compartido con ella la vocación y misión en el Carmelo Misionero, que el Señor reavive nuestra esperanza en su Palabra: “Yo soyla Resurrecciónyla Vida”.

Hna. Crisanta nació en Caparroso (Navarra), el día 28 de noviembre de 1922. Profesó en Pamplona el 28 de febrero de 1948. Después de unos meses en la casa de formación de Barcelona estrena misión apostólica en el Seminario Conciliar de Barcelona. Pronto pasó al Hospital de Santa Coloma de Queralt, donde atendió con delicadeza y generosidad a los enfermos y ancianos y, como escaseaban los medios económicos, los ratos libres los dedicaba a coser y planchar, armonizando el ritmo comunitario con el trabajo. Después de 19 años le esperaba la misma misión en el Hospital de Gironella. Más tarde fue enviada de nuevo al Seminario de Barcelona y con su oración, servicio y atención a los sacerdotes y seminaristas colaboró en esta hermosa misión eclesial. Su vida gozosa en el seguimiento de Jesús como carmelita misionera iluminó el camino vocacional de quienes se preparaban para el sacerdocio.

Poco antes de cerrar la comunidad del Seminario, Hna. Crisanta fue destinada a la comunidad “Nuestra Señora de las Virtudes” de Tárrega, donde continuó su vida de oración y, dentro de sus posibilidades físicas, ayudaba y acompañaba a las Hermanas que estaban en peores condiciones que ella. Fue creciendo en interioridad y acogiendo el misterio de la muerte y resurrección, uniendo sus sufrimientos a los de Cristo para la salvación de los hombres. Quienes han convivido con ella la recuerdan con cariño, por su vivencia teologal, sencillez, acogida,  bondad, servicio y disponibilidad.

Gracias, Crisanta, por el testimonio de tu vida y por tu amor y entrega a “Dios y a los prójimos”. Desdela Casadel Padre, donde gozas de su presencia, sigue intercediendo porla Congregaciónyla Iglesia, pidiendo  al Dueño de la mies que envíe obreros a su Viña.

Un fuerte abrazo, en nombre del Consejo Provincial.

                           María Pilar Miguel
Madrid, 21 de febrero de 2011

Categorías

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

0 comentarios