Inicio 9 Destacadas 9 Hna. Gloria Portillo Ollobarren

Hna. Gloria Portillo Ollobarren

                

Si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para el Señor…,

en la vida y en la muerte somos del Señor. (Rom 14,8)

El mismo día que celebramos la Natividad de María, nuestra Hna. Gloria Portillo Ollobarren, nació a la “Vida Plena”. Llamada por el Señor a la hora del ángelus e invitada a decir como María: “Aquí está la esclava del Señor, hágase…”. Murió con paz, recogida en los brazos de María a quien le había “confiado su vida y todas sus cosas” Era el día 8 de septiembre de 2023, pertenecía a la comunidad “Mater Carmeli”, de Vitoria.

Hna. Gloria nació el día 17 de abril de 1924 en Cirauqui (Navarra).

Ingresó en el Carmelo Misionero el día 27 de febrero de 1943 y profesó el día 2 de marzo de 1944, en Pamplona.

En su trayectoria vocacional y misionera podemos señalar varias etapas importantes: Argentina, Roma-España, Argentina y finalmente España.

Después de profesar y de un breve paso por Beasain (Guipúzcoa) fue destinada a Argentina.

Consta en el III tomo de nuestra Historia que el 20 de julio de 1945, Gloria, junto con otras hermanas embarcaron en el puerto de Barcelona a bordo del trasatlántico “Cabo de Buena Esperanza”; una larga e incómoda travesía. Recuerdan su presencia fraterna y misionera en las comunidades de Wilde, Rio Cuarto, Buenos Aires, Aguilares, San Fernando (Chile) y La Banda, donde estuvo destinada.

En 1982 regresa a España y después de una breve estancia en Roma, se incardina en las comunidades de Zaragoza y Pamplona.

En 1985 regresa, de nuevo, a Buenos Aires (Argentina) donde colaboró en servicios de gobierno y secretaría.

En el 2000 regresa definitivamente a España y se incardina sucesivamente en las comunidades de Valladolid, Vitoria y Pamplona. Y ya bastante deteriorada del largo caminar, fue destinada a la enfermería de Vitoria en el 2018. Aquí ha vivido este último tramo de la existencia con paz y bastante lucidez. Y aunque la luz de su lámpara se ha ido apagando lentamente, ha transmitido luz hasta el último momento.

Sabemos que Gloria, a pesar de sus achaques y dificultades de la vida, ha sido feliz, así lo expresó claramente cuatro días antes de su fallecimiento, cuando nos dijo “estoy contenta de ser Carmelita Misionera, digo la verdad, estoy contenta y doy gracias a Dios y a todas vosotras”. Estas palabras son el eco de su vida, de su fuerte vivencia vocacional, de su espíritu misionero, de su entrega y servicio a la Congregación, a las hermanas de las comunidades, a los niños, jóvenes y ancianos a los que ha acompañado en diferentes lugares apostólicos.

Gloria, era orante y fraterna, muy educada y agradable en el trato; una carmelita misionera de respuesta incondicional y espíritu misionero que colaboró en la trasmisión del carisma palautiano en Argentina, y dejó, aquí y allí, el testimonio de su fidelidad vocacional.

 Gracias Gloria por tu larga vida, 99 años, y por tu testimonio de Vida Religiosa en los 79 años de caminar en el Carmelo Misionero, entregada a Dios y a los hermanos. Tenemos la seguridad que en forma nueva y resucitada permaneces entre nosotras y seguirás acompañando y ayudando a las Carmelitas Misioneras.

Oramos por ella y por nosotras, que Él nos mantenga en la esperanza de que “Cristo nos alcance” hasta llegar a su Pascua eterna.

Madrid 13 de septiembre de 2023

Hna. Cecilia Andrés

Superiora Provincial

Categorías

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

0 comentarios