enero 2, 2013
Inicio 9 Carmelitas 9 A la casa del padre 9 2013 9 Hna Isabel Coca Coca

Hna Isabel Coca Coca

«Yo soy la resurección y la vida»

Muy queridas Hermanas:

El Señor sigue llamando a las puertas de nuestra Provincia. El día 31 de diciembre de 2012, último día del año, nuestra querida Hermana Isabel Coca Coca, se fue al Cielo para comenzar el nuevo año en la casa del Padre. Tenía 94 años de edad y 61 de Vida Consagrada como Carmelita Misionera. Pertenecía a la comunidad “Santa Teresa”, Enfermería, Barcelona-Casa Madre.

Hna. Isabel nació en Miranda del Castañar (Salamanca), el día 23 de abril de 1918; profesó en el noviciado de Pamplona, el 31 de agosto de 1951. Al ingresar era ya licenciada en filosofía clásica, por eso su apostolado fue siempre la educación, a la que se dedicó con entusiasmo y eficacia, tratando de formar a los alumnos profesionalmente y educándoles en valores.

Su primer destino fue el Colegio “Santa Teresa de Jesús” de Barcelona–Sants, donde estuvo 16 años. También estuvo en otros Colegios de Cataluña: “El Carmelo” de Tárrega, “Virgen del Carmen” de El Prat de Llobregat y “San José” de la Casa Madre. Todas las alumnas guardan un buen recuerdo de Hna. Isabel, por su sencillez, bondad y por cuanto recibieron de ella, no sólo cultural y profesionalmente, sino también porque les ayudó a madurar en la fe y a descubrir su vocación cristiana. Misión que también realizó en la catequesis parroquial.

Después de jubilada siguió en la comunidad “San José” de la Casa Madre, prestando otros servicios en el Colegio y en la comunidad. Las Hermanas con las que ha convivido la recuerdan como una mujer profundamente religiosa, fiel a su vocación de Carmelita Misionera. Tenía la Eucaristía como centro de su vida; era comunitaria y fraterna, positiva y valorativa de todas las personas, a la hora de juzgar siempre encontraba algo bueno que resaltar; humilde y servicial.

Poco a poco fue perdiendo facultades y fue trasladada a la Enfermería de la casa madre. El cambio y la situación física las fue aceptando lentamente y, con espíritu de fe, asumió la cruz de la incapacidad como un proceso de purificación y transformación para llegar a la Pascua eterna.

Gracias Hna. Isabel por tu vocación y por el testimonio de vida que dejas en las personas que se cruzaron en tu camino comunitario y en tu servicio al Reino. Ruega al Señor para que suscite vocaciones carmelitas misioneras capaces de continuar sirviendo a la Iglesia en el “alto y sublime ministerio” de la enseñanza que nos encomendó nuestro P. Fundador.

Con cariño, en nombre del Consejo

Hna. María Esperanza Izco
Madrid, 02 de enero de 2013

Categorías

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

0 comentarios