agosto 31, 2013
Inicio 9 Carmelitas 9 A la casa del padre 9 2013 9 Hna Isabel Outon Galbin

Hna Isabel Outon Galbin

“Dichosos los que muren en el Señor…descansan de sus fatigas…
y sus obras los acompañan… 

(Ap. 14, 13).

Muy queridas Hermanas:

Finalizamos el mes de agosto con otra intercesora ante el Padre,  HNA. ISABEL OUTÓN GALVÍN.Falleció el día 30 de agosto de 2013 a los 88 años de edad y 61 de Vida Consagrada, en la comunidad “Santa Teresa”, enfermería, Barcelona. Las palabras del Apocalipsis con las que iniciamos esta comunicación fortalecen nuestra fe y esperanza, pues sabemos que son dichosos los que mueren en el Señor y que descansan de sus fatigas. Nuestra Hna. Isabel ya disfruta de esta bienaventuranza; el amor y servicio a Dios y a los hermanos, “obras que la acompañan”, son el vestido de fiesta que ha ido tejiendo en su vida para entrar y participar en el banquete de su Señor.

Hna. Isabel nació el 27 de noviembre de 1924, en San Fernando (Cádiz) y profesó en Pamplona el 26 de febrero de 1952. Estuvo unos meses en el juniorado de Barcelona y estrenó su misión apostólica en el Instituto Frenopático de Las Corts, Barcelona, cuidando con cariño y delicadeza a enfermos psíquicos durante 25 años. Es Cubells fue su segundo destino, donde  fortaleció su espíritu palautiano, gozó de la belleza del lugar y colaboró generosamente en las tareas de la casa. En el Seminario Conciliar de Barcelona realizó un buen servicio en favor de los sacerdotes y seminaristas. También estuvo en las comunidades de Berga y «Santa María del Mar», Barcelona, donde compartió con las Hermanas la vida fraterna y los servicios de la vida comunitaria. 

Vocacionada, orante y de espíritu congregacional; alegre y simpática, como buena andaluza; acogedora y servicial, colaboraba en tareas sencillas de la vida cotidiana; María estaba en su corazón y en sus labios, los últimos momentos de su vida, semiconsciente, se los dedicó a ella, murió con el rosario en las manos, presentando a la Virgen su entrada en la Vida. Tenía habilidad especial para los trabajos manuales y aprovechaba los ratos libres y cualquier material para enriquecer las tómbolas misioneras y manifestar su espíritu misionero.

También a ella le aumentaron los años, se acumularon los achaques y las fuerzas fueron disminuyendo, motivos por los que fue destinada a la comunidad “Santa Teresa”, enfermería de la Casa Madre, Barcelona. Ha vivido con serenidad y paciencia su deterioro físico, acogiendo el misterio del dolor y dando sentido al sufrimiento. Con palabras o con gestos mostraba su gratitud a las hermanas por las atenciones que recibía constantemente y la compañía fraterna.

Pedimos y deseamos que esté gozando de la presencia del Padre; queda vivo entre nosotras su testimonio “las obras” que la acompañan. Gracias Isabel. Esperamos que intercedas por todas ante el Señor para que sepamos amar, reconocer y servir al Señor en los hermanos, poniendo amor en los pequeños y sencillos servicios que realizamos. Seguimos unidas en la comunión de los santos.

Con cariño, en nombre del Consejo Provincial.

María Esperanza Izco
Madrid, 31 de agosto de 2013

Categorías

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

0 comentarios