junio 26, 2015
Inicio 9 Todas 9 Hna Josefa Faustina Escudero Rodríguez

Hna Josefa Faustina Escudero Rodríguez

“… el que dé de beber tan sólo un vaso de agua…
no quedará sin recompensa”  (Mt. 10,42)

Muy queridas Hermanas:

Con la esperanza en la Resurrección os comunico que tenemos una nueva intercesora ante el Padre, nuestra querida Hermana Josefina Escudero Rodríguez, española, con espíritu y corazón italiano. Falleció el día 22 de junio de 2015 en la comunidad “Mater Carmeli”, enfermería de Vitoria. Es verdad que era mayor, tenía 95 años, pero no esperábamos su repentino “paso a la Vida”. Una vez más tomamos conciencia de que el Señor está a la puerta e “invita a cenar” cuando llega “su hora”.

Hna. Josefina nació en Tamariz de Campos (Valladolid) el 21 de marzo de 1920. El 24 de febrero de 1950 ingresó en el postulantado y profesó el 31 de agosto de 1951. En el Carmelo Misionero ha vivido una larga y testimonial historia de fidelidad y de servicio a los más necesitados. Al poco tiempo de profesar fue destinada a Camagüey (Cuba), donde estuvo 10 años. De Cuba a Italia, a la comunidad y Clínica “Città di Brescia” hasta el año 1999; aquí, como en otras partes, cuidó y atendió a los enfermos con gran dedicación y profesionalidad. En la Clínica y en el entorno de la Ciudad era muy conocida, querida y valorada por el personal, los enfermos y sus familias. En las horas libres colaboraba en Cáritas como voluntaria. En Roma estuvo un año en la antigua comunidad “Nuestra Señora de las Virtudes”, realizando diversas actividades. En el año 2000 fue destinada a la comunidad de Travagliato, al Norte de Italia. Ni la edad ni los achaques le impidieron trabajar intensamente y acompañar a los ancianos de la Residencia ofreciendo cercanía y cariño a los más desfavorecidos.

El deterioro cognitivo y las condiciones de la comunidad dentro de la Institución fueron los motivos principales de su traslado a la enfermería de Vitoria en el año 2013, donde ha fallecido con la paz de quienes viven y mueren en el Señor. A las hermanas y al personal laico que acompañan y cuidan a nuestras enfermas en Vitoria les queda un bonito testimonio de Josefina, pues a pesar de su gran limitación conservaba una actitud de apertura y disponibilidad a la voluntad del Señor. Cuando le preguntaban ¿cómo estás Josefina?, respondía sin titubear “come Dio vuole, non so perché mi hanno portato qui, peró sto bene, grazie a Dio” (como Dios quiere, no sé por qué me han traído aquí, pero estoy bien gracias a Dios). Era simpática y agradable, conservaba el sentido del humor. Recordaba con gratitud el pasado, la mayoría de sus expresiones las decía en un italiano españolizado; se sentía fuertemente vinculada a Italia, donde convivió con muchas hermanas y trabajó al servicio al Reino durante 52 años.

Quienes han convivido con ella la recuerdan como una persona profunda y de vida interior; amable y de buenas relaciones, disponible y servicial, solidaria y sensible a las necesidades de los demás. Tenía un gran espíritu misionero y, como buena artista, pintaba telas, cerámicas, hacía bonitas manualidades y, con un estilo especial, vendía sus productos para sacar dinero y enviarlo, en nombre de la comunidad, a las misiones. 

Con esta breve reseña queremos agradecer su vida entregada durante los 63 años de Carmelita Misionera, su capacidad para crear fraternidad y su gran dedicación a los enfermos y a los pobres. Hoy muchas/os recuerdan sus palabras y sus gestos de cercanía. Nos alegramos de que ya esté disfrutando del gozo eterno junto al Señor de la Vida. Esperamos que siga intercediendo ante el Padre por el Carmelo Misionero, la Iglesia y tantos hermanos enfermos y necesitados en nuestro mundo sufriente. ¡Gracias Josefina!.

Con cariño, en nombre del Consejo

Carmen Ibáñez Porcel
Madrid, 26 de junio de 2015

Categorías

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

0 comentarios