Inicio 9 Destacadas 9 Hna. M del Pilar Caballero Caballero

Hna. M del Pilar Caballero Caballero

Siempre con la esperanza en el Señor, os compartimos que ha sido llamada a la “Casa del Padre”, nuestra Hna. María del Pilar Caballero Caballero. Ha fallecido el día 22 de enero de 2024; pertenecía a la comunidad “Santa Teresita” de Ávila.

Hna. Pilar, como la llamábamos, nació en Salamanca el día 25 de enero de 1940. Ingresó en el Carmelo Misionero el día 7 de mayo de 1960 y profesó como Carmelita Misionera el día 13 de mayo de 1961, en Pamplona.

Realizó su vida, vocación y misión en campo de la Educación y en la Pastoral, así como en la Misión Ad Gentes en Cuba. Compartió su vida en las comunidades de: Pamplona, Barcelona, Roma, Madrid, Getafe (Madrid), Segovia, Oropesa (Toledo), Granada, La Habana, Ávila, Parla (Madrid) y Salamanca, su última comunidad fue Santa Teresita de Ávila, donde ha falleció.

Eran las 7 de la mañana cuando Hna. Pilar recibía una caricia de Dios. Una caricia llena de ternura, apenas apercibida: “no me encuentro bien”, y… no sufrió nada, en su rostro se reflejaba la paz. Su partida nos evoca dos palabras que ella repetía con frecuencia: silencio y luz. Esto nos reconforta y nos permite recordar lo que ella últimamente ansiaba: la luz y el gozo del Resucitado a la que ya ha llegado.

La recordamos como una persona de gran generosidad, desprendimiento, servicio generoso, siempre estaba disponible.

Amaba su vocación, el Carmelo y sus Santos: Juan de la Cruz, Teresa y, Jesús de Nazaret, llenaban su vida.

Tenía un lugar muy importante para su familia a la que estaba muy unida.

Pilar fue siempre responsable, de carácter fuerte, pero con una gran sensibilidad para acercarse con cariño a quien la necesitase; era austera para ella misma y muy generosa para los demás, con una mirada siempre positiva, no murmuraba de nadie.

Pilar era contemplativa, últimamente, debido a su enfermedad, se serenó mucho y pasaba largos ratos en la capilla, solía decir que estar allí era como sentir una brisa que la daba mucha paz.

Deja un vacío grande en la comunidad, para ella, estar con las hermanas, era lo más valioso.

Damos gracias por su vida larga, 83 años, a tres días de los 84, y 62 de Vida Consagrada, así como por el testimonio que ha dejado en la comunidad.

Sabemos que se encuentra gozando de la presencia del Señor. Y que, de forma nueva y resucitada permanece entre nosotros y seguirá acompañando y ayudando a las Carmelitas Misioneras. A ella nos encomendamos.

Oramos por ella y por todas nosotras para que este “nuevo paso” del Señor reavive nuestra esperanza en la Pascua de Jesús y en el encuentro de las hermanas que nos han precedido.

Hna. Cecilia Andrés

Madrid 26 de enero de 2024

Categorías

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

0 comentarios