Inicio 9 Carmelitas 9 A la casa del padre 9 2022 9 Hna. M Jesús Larumbe Larumbe

Hna. M Jesús Larumbe Larumbe

“cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” Mt 25,40

En la tarde del 2 de agosto de 2022 el Señor ha llamado a su presencia a Hna. M Jesús Larumbe Larumbe, que partió hacia la luz muy silenciosamente. Su rostro reflejaba la paz del encuentro con el Señor y con los seres queridos que la han precedido.

Hna. M Jesús nació en Berriosuso (Navarra) el día 1 de diciembre de 1923, en el seno de una familia que dio a la iglesia tres hijas religiosas, dos Hijas de la Caridad y M Jesús, que llegó al Carmelo Misionero en Pamplona el día 24 de febrero de 1948 e hizo sus primeros votos el 31 de agosto de 1949.  

Durante los 72 de Carmelita Misionera ha vivido en comunidades de El Salvador (América), y España. Una gran misionera al estilo de San Francisco Javier. Su misión, en el campo de la salud, lo realizó con gran profesionalidad y entrega, en clínicas, hospitales y casas de hermanas mayores.  En España trabajó en Centros de la Seguridad Social en Santurce (Bizkaia), Madrid, Ávila y Talavera de la Reina (Toledo). Una vez jubilada, estuvo en las comunidades de Segovia, Salamanca y Ávila. Finalmente, dada su situación física, fue destinada en septiembre del 2021 a la enfermería “Mater Carmeli” de Vitoria, donde ha fallecido. 

Era M Jesús una hermana muy humana, vital, acogedora y alegre, de buenas relaciones con familiares, hermanas, médicos, enfermeras, niños y ancianos.  Con esa sonrisa ladeada y una cierta picardía que siempre traía la frase oportuna. Su familia la recuerda como una persona “estupenda, referente vital, simpática y muy familiar”. Muy querida por todos/das.

Era una Carmelita Misionera muy apasionada de su vocación, contemplativa y fraterna; mujer de paz y constructora de paz. Sabia estar, y donde estaba, daba seguridad y serenidad. Valoraba y agradecía cada gesto con naturalidad, desde el corazón. El tiempo que ha estado en la enfermería de Vitoria repetía constantemente dos palabras: “estoy muy bien cuidada; gracias”.

Disfrutaba con las llamadas de familiares y hermanas. Su corazón amaba y se sabía correspondido. Desde el Cielo, donde ya está gozando de la presencia de Dios, nos sigue diciendo: ¡Estoy bien! ¡Os sigo acompañando, soy vuestra intercesora ante Dios!

¡Gracias María Jesús! Tu presencia seguirá viva entre tus familiares y en las Carmelitas Misioneras, tus hermanas.

Madrid 4 de julio de 2022

Hna. Cecilia Andrés

Categorías

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

0 comentarios