noviembre 15, 2014
Inicio 9 Todas 9 Hna Mª Cruz Noble Zabaleta

Hna Mª Cruz Noble Zabaleta

“…Se de quien me he fiado…
He llegado a la meta…”

Muy queridas Hermanas:

Con la esperanza en el Dios de la Vida os comunico que nuestra Hermana MARIA CRUZ NOBLE ZABALETA ha sido invitada por Jesús, su Señor, “de quien se ha fiado”, a participar en la fiesta del Banquete eterno, donde el amor y la misericordia son el pan y el vino de la mesa común y en el que participan los justos que mueren en el Señor. Ha llegado a la meta en la celebración y el recuerdo de los hermanos y hermanas del Carmelo que nos han precedido en la casa del Padre, con ellos está disfrutando de la presencia del Señor. Falleció el día 15 de noviembre de 2014 a los 76 años de edad y 44 de vida consagrada, en la comunidad “Santa Teresa”, Villava (Navarra).

Maria Cruz nació en Ezcurra (Navarra) el 20 de agosto de 1938 en una familia numerosa, de raíces cristianas y misioneras, que despertó en ella, como en otros de sus hermanos, el deseo de seguir a Jesús en la vida religiosa. Ingresó en el Carmelo Misionero y profesó el 27 de septiembre de 1970 en Pamplona. Recordamos su trayectoria comunitaria y su trabajo en la “viña del Señor” en diferentes lugares de la geografía provincial; de Pamplona fue a Barcelona para continuar su formación vocacional y carismática. A partir del 1978 ha estado en las siguientes comunidades: Parla (Madrid), Santa Lucía de Gordón, Zaragoza, San Sebastián, Bilbao, Rincón de Soto y Zaratán; un curso de renovación en Ávila y varios años en la misión africana de la Republica Democrática del Congo, donde se entregó con generosidad a los más pobres y necesitados. En el año 2011 fue destinada a Villava y, aunque ya estaba delicada de salud, intentó responder a las necesidades de la parroquia desde sus posibilidades, colaborando en la catequesis, visitando y acompañando a los enfermos en su dolor y soledad.

Recordamos a Maria Cruz como una persona de fe y oración, de profunda gratitud al Señor y a los hermanos; buscadora de lo mejor para los demás; era acogedora, fraterna y servicial; alegre y festiva, de buenas relaciones, conectaba fácilmente con las personas. Muy familiar, quería y se relacionaba frecuentemente con su familia, era lazo de convocatoria y de unión entre ellos. Era muy vital, tenía muchas ganas de vivir, de hacer felices a los demás; con su sonrisa y su repetida frase, “me encuentro bien” disimuló su situación física para que los demás no sufrieran, casi hasta el final de su existencia. Los últimos días fueron dolorosos, sin embargo acogió la cruz con la paz y la serenidad de quien se sabe en las manos del Padre.

Pedimos al Señor que la acoja en su Reino y que su testimonio de fe y fortaleza nos aliente en nuestro camino de seguimiento a Jesús al servicio del Reino.Gracias Mary Cruz por la luz de tu vida en nuestra vida; esperamos que seas una buena intercesora ante el Padre y que, como tú, sepamos “fiarnos de Dios” y hacer vida las palabras de Santa Teresa, que con frecuencia rumiabas en tu interior “ Vuestra soy para voz nací ¿Qué mandáis hacer de mi?.

Con cariño, en nombre del Consejo

María Esperanza Izco
Madrid, 18 de noviembre de 2014

Categorías

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

0 comentarios