Inicio 9 Carmelitas 9 A la casa del padre 9 2022 9 Hna. María Gabina Aguirre Salterain

Hna. María Gabina Aguirre Salterain

Llévame donde los hombres, necesiten tus palabras, tus ganas de vivir, donde falte la esperanza, donde falte la alegría, simplemente, por no saber de ti…

Es ocho de mayo y en la Catedral de Valladolid se oficia la ordenación de un diácono permanente amigo de las hermanas. Hna. María Gabina Aguirre está cantando con el coro. Ha ido a comulgar y vuelve a su sitio. El coro canta “Alma Misionera” uno de sus cantos preferidos, pero al llegar al coro se sienta y queda en una postura extraña. Se acerca el compañero de al lado y… Hna. María Gabina ya no está allí. Está preguntado a Dios, que tanto quiere: Señor, heme aquí ¿te gusta cómo soy? responde, por favor. Y Dios misericordioso la demostró ¡Cuánto la quería!

Hermana María Gabina nació en Abadiano (Bizkaia) el 24 de febrero de 1941. Llegó a Pamplona, a las Carmelitas Misioneras, a los 21 años. Comenzó el Noviciado en mayo del 63 y profesó el 9 de mayo de 1964. Hoy hace 58 años.

Enamorada de la música y de su vocación ha desarrollado su misión en el campo educativo en las comunidades de Pamplona, Barcelona, Burgos, San Sebastián, Ciñera (León), Valladolid, la Coruña, Zaragoza. Casi tenía 50 años cuando completó los estudios de magisterio para poder seguir en este campo que la ley le ponía difícil. Cuando llegó el momento de la jubilación se despidió del Karmelo de Donostia y continuó su tarea educativa en Malabo (Guinea). A su regreso a España le esperaban las comunidades de León, Vitoria y Zaratán donde continuó en tareas de catequesis y coros parroquiales.

María Gabina era inocente, alegre y servicial. A través de las asignaturas de Religión y Música encandiló a sus alumnos como el flautista de Hamelín. Tenía un algo que atraía y contagiaba sencillez y alegría. Recuerdo aquellos scouts adolescentes, rebeldes con todo el mundo, ensimismados tocando los chinchines, el xilófono, la caja china… olvidando por un momento cualquier otra actividad campamental.

No era una mujer de gestión, pero cuando las superioras la pidieron este servicio tanto en la Escuela Infantil de la Coruña como en el colegio de Zaragoza, no dudó en aceptarlo como la voluntad de Dios y supo encontrar los apoyos necesarios para llevar la misión a buen puerto. Contenta volvió a sus clases terminado el servicio.

Como buena hija del P. Palau no dejó de lado un trabajo o una idea si estaba convencida de hacer la voluntad de Dios.

Amante de su familia, de la naturaleza, de su caserío vasco era una “disfrutona”.

¿No habéis notado que desde hoy los ángeles cantan mejor? Es que ella ya está dirigiendo el coro celestial, el de los más pequeños.

Gracias por tu vida María Gabina, por tu forma de amar y de entregarte, por tu sonrisa y tu forma de “quitar hierro” a los pequeños “rifi-rafes” comunitarios.

Habla mucho al Señor de nosotras, tus hermanas para que sigamos llevando palabras y ganas de vivir, donde falte la esperanza, la alegría, … simplemente por no saber de Él.

Madrid 9 de mayo de 2022

Hna. Cecilia Andrés

Categorías

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

0 comentarios