julio 26, 2012
Inicio 9 Carmelitas 9 A la casa del padre 9 2012 9 Hna Sabina Aranguren Larrainza

Hna Sabina Aranguren Larrainza

En lo poco has sido fiel…entra en el gozo de tu Señor” .(Mt.25, 23)

Muy queridas hermanas:

Con dolor y esperanza os comunico el “paso a la Vida” de nuestra querida Hna. Sabina Aranguren Larrainzar. El día 22 de julio de 2012, fiesta de Santa María Magdalena, se encontró con el Resucitado, que la llamó por su nombre y con Él celebró la Pascua eterna. Falleció a los 94 años de edad y 71 de Vida Consagrada, en la comunidad “Mont Thabor” de Perpignan (Francia), después de una larga etapa de sufrimiento en la que fue asumiendo el misterio de la cruz y creciendo en el AMOR.

Las hermanas han cumplido el deseo que constantemente manifestaba “me gustaría morir aquí”.

En la comunidad ha sido cuidada con delicadeza y cariño durante tres años largos. Ella, consciente de lo que esto suponía, ha respondido, en todo momento, con palabras y gestos de gratitud y reconocimiento; sin duda las hermanas comenzarán a sentir la ausencia de su vida y de su luz testimonial. Un miembro de la comunidad nos ha comentado que se fue apagando como una vela y que, con paz serena y confiada, recibió al Esposo, que llamó por última vez a su puerta en la tarde del 22 de julio, el mes carmelitano.

Hna. Sabina nació en Ardanaz (Navarra), el 25 de enero de 1918 y profesó el 19 de julio de 1940, en Pamplona. Vivió en el Carmelo Misionero con apertura y disponibilidad al Señor y a los hermanos, principalmente a los enfermos, a quienes atendió con solicitud y delicadeza. Los primeros años realizó su misión en las comunidades de Villafranca de Oria, Oviedo, Terrassa y Santander. Desde el 1958 ha estado en Francia, su segunda patria, donde ha entregando su vida al cuidado de los enfermos en las clínicas de Montagnac, Sainz Tropez y en la Roussillonnaise de Perpignan. Finalmente y durante 22 años, ha vivido y colaborado en la comunidad “Mont Thabor”; últimamente orando por los proyectos de pastoral de la Diócesis y del Centro de Espiritualidad.

Un largo camino, marcado por las huellas del amor y la bondad, del gozo y la paz.

Las hermanas, el Obispo, los sacerdotes y muchas personas que la han conocido la recordarán por su vocación gozosa, por su sonrisa serena, por su acogida y entrega al Señor y los hermanos. Su vida era reclamo vocacional, acudían a ella, incluso el Obispo y algunos sacerdotes para pedirle consejo y acogían sus palabras como “luz y guía” para el camino. Podemos decir que ha pasado por la vida haciendo el bien, transmitiendo el amor y la misericordia de Dios, el Padre de todos.

Hoy nos unimos para dar gracias al Señor por su existencia, por su riqueza de vida y carisma, por su amor a la Congregación y a la Iglesia. Nos alegramos de tener una nueva intercesora en el Cielo, estamos seguras que continuará ayudando a todas las carmelitas misioneras en el compromiso de hacer vida el proyecto provincial y creciendo en comunión y solidaridad.

Un fuerte abrazo, en nombre del Consejo Provincial.

María Esperanza Izco
Madrid, 26 de julio de 2012

Categorías

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

0 comentarios